Skolae, creciendo en igualdad

| 0

fapa navarra

 

 

 

 

 

FAPA Navarra “Herrikoa”

SKOLAE es un programa sobre coeducación, que nace con el objeto de acompañar y sistematizar este proceso educativo, el programa desarrolla el itinerario de aprendizaje establecido en el plan de coeducación 2017-2021 para los centros y comunidades educativas de Navarra elaborado por el Departamento de Educación del Gobierno de la Comunidad Foral de Navarra.

La Consejera de Educación, en la presentación de SKOLAE indicaba que el principal objetivo de este Plan de Coeducación es que todo el alumnado desarrolle la competencia global de “Elegir su proyecto vital, desde la libertad y la diversidad de opciones, sin condicionantes de género, aprendiendo a identificar las desigualdades, a luchar contra ellas y a ejercer su derecho a la igualdad en el ámbito de su cultura, religión, clase social, situación funcional etc.”

SKOLAE se estructura en torno a cuatro grandes ejes de aprendizaje y cuatro competencias.

Responde por un lado a la necesidad que tiene la sociedad de abordar desde los centros escolares una formación en no violencia y en igualdad, y por otro lado a la demanda de las familias, ya que la escuela es un lugar privilegiado para trabajar con todo el alumnado y de ese modo compensar desigualdades, siendo la escuela un espacio diferenciado y complementario a la educación de las niñas y niños. Las familias queremos la mejor educación para nuestros hijos e hijas y  que la sociedad donde viven vaya mejorando, y SKOLAE es la materialización de una idea que subyace en el colectivo pero que en muy pocos casos se ha podido o sabido poner en práctica. Es la puesta de negro sobre blanco, el traslado de instrucciones claras y responsabilidades para que las políticas y buenas palabras sobre la igualdad, la sexualidad, la diversidad, etc. abandonen el mundo de las ideas y se presente ante las familias con la crudeza necesaria para cambiar la sociedad.

El Departamento de Educación  ha mostrado con este programa una receptividad esperada desde hace años, en este tema transversal de gran importancia, involucrándose de manera real y cualificada en la mejora del trato entre las personas desde los centros escolares y la repercusión social que ello tiene.

En el programa de coeducación se recoge como trabajar  los conocimientos, la libertad y la capacidad de decidir sobre el futuro.

La gran aportación de SKOLAE es que sus contenidos y su estructura posibilitan la generalización del programa, impulsando la igualdad, proporcionando reflexiones, contenidos y experiencias tanto para el profesorado como para las familias, y adaptadas a cada edad y etapa para el alumnado.

El programa adapta los cuatro ejes de aprendizaje (igualdad, autonomía, empoderamiento y sexualidad) a cuatro competencias (identificar la desigualdad de género, alcanzar un proyecto de vida respetuoso, asumir decisiones individuales y objetivos comunes y respetar la diversidad sexual) mediante el trabajo en ámbitos distintos: ámbito personal, el relacional y el social. Y lo hace estableciendo 4 grupos de edad en sus propuestas (0-6 años, 6-12, 12-16 y 16-18)

La polémica que ha levantado el programa se debe a esa materialización de las ideas de coeducación, a tomar las riendas del problema y trasladarlo a los centros. Mientras la idea se había quedado en el limbo de la norma, de la interpretación, en definitiva de no hacer nada y seguir igual, nadie se había sentido aludido, dañado, interpelado. Y vuelven a ser los sectores más conservadores, los que consideran que abordar estos contenidos ha de hacerse desde una perspectiva familiar. Sectores empeñados en sacar del ámbito familiar la educación de la religión y llevarla a la escuela, se empeñan en sacar de la escuela la coeducación para no llevarla tampoco al ámbito familiar.

En pleno siglo XXI ha llegado el momento de no dar marcha atrás en un asunto tan serio como este, pues en definitiva, el abordaje desde la escuela de estos temas, es una demanda social, ya que en la relación entre el alumnado aparecen actitudes que han de ser tratadas de manera grupal para que todo el alunando reflexione sobre ello recibiendo esa formación y con ello la sociedad se vea beneficiada.

Desde Herrikoa consideramos que el programa reúne las características necesarias para una educación adecuada en autocrítica, en responsabilidad personal, en empoderamiento ante la presión grupal y ante la influencia de los medios de comunicación y en sexualidad con un enfoque de respeto hacia uno mismo y hacia los demás.