Comida de calidad en la escuela: la asignatura pendiente

| 0

FAMPA Alhambra

Resumen: Gestionar comedores escolares a través de grandes empresas resulta incompatible con el modelo de producción y consumo que beneficia la salud de nuestras familias.

La gestión de los comedores escolares por parte de empresas de catering lleva tiempo generando polémica por distintos motivos. El modelo que se sigue en la inmensa mayoría de comedores escolares en Andalucía es la “línea fría” que consiste en:

1- Preparación de alimentos a gran escala en cocinas centralizadas

2- Distribución a colegios de toda Andalucía, pudiendo transcurrir varios días con los alimentos almacenados y refrigerados en camiones o cámaras frigoríficas.

3- Una vez en el comedor, los alimentos se calientan en hornos en las propias barquetas de plástico en las que han sido transportados.

Los menús son en teoría “impecables” desde un punto de vista nutricional, aunque las propiedades organolépticas de los alimentos, como el sabor, se pierden en el proceso. Pero el modelo se sustenta en un modelo de producción y consumo que muchos no compartimos y, además se producen fallos graves que nos hacen cuestionar abiertamente el sistema.

Periódicamente vemos que las empresas de catering incumplen los contratos, a veces incluso poniendo en riesgo la salud de nuestras niñas y niños (raciones escasas, calidad de los alimentos, incumplimiento de menús, periodicidad del transporte…) y queda de manifiesto que el control que supuestamente ejerce la Administración es insuficiente.

Este modelo basado en la mercantilización de la alimentación escolar, se caracteriza por:

1- Concentración en unas pocas empresas del sector que cada vez abarcan a un mayor número de usuarios.

2- Entrada en este sector de empresas de “capital-riesgo” cuyo principal objetivo es la obtención de beneficios económicos,

3- Grandes empresas con acceso a mercados globales para adquirir a bajo precio grandes cantidades de alimentos provenientes de cualquier parte del planeta. Por tanto: sus beneficios van en detrimento de las economías locales ya que los productores locales no pueden competir.

4- Efecto en el medioambiente (producción a gran escala de alimentos (pesticidas, fertilizantes, etc.), transporte (emisiones de CO2) y almacenamiento (uso de plásticos, conservantes…)

5- El empleo que generan estas empresas es precario, habiéndose producido numerosos conflictos laborales con las empresas contratadas por la Junta.

FAMPA no es ajena a este asunto y desde el curso 2013/14 ha retomado el trabajo de la Comisión de comedores, a raíz de diferentes quejas formuladas desde colegios de Granada. El punto de partida fue el encuentro “Una escuela que no se lo come todo”.

 

Otro modelo es posible

En Granada tenemos un claro ejemplo de que se puede hacer mejor: el CEIP Gómez Moreno del Albaicín, en donde el servicio de comedor está dotado de una cocina propia y es gestionado por el AMPA desde hace más de una década. Allí se cocina a diario con alimentos que en una gran proporción son ecológicos y de proximidad.

Cocineras, monitores y familias usuarias tienen un alto nivel de satisfacción. Además, en el comedor del Gómez se educa en valores gastronómicos.

Lamentablemente, este modelo de gestión está en peligro. Desde el curso 2014-15, la Junta obliga al AMPA del Gómez Moreno del Albaicín a constituirse como empresa y presentarse a concurso para poder gestionar el comedor. ¿Acabará la Administración con el proyecto, como han hecho ya este curso con varios comedores similares de Almería?

¿Para qué una Comisión de Comedores escolares en FAMPA Alhambra?

  • Informar y sensibilizar a las familias sobre la importancia de la alimentación para la salud, introducir cambios en nuestra alimentación y pautas de consumo, y evitar el sedentarismo.
  • Controlar la gestión del servicio de comedor, que los consejos escolares puedan decidir.
  • Exigir que la Administración
  • garantice un servicio de calidad para todas las familias que lo necesitan (plazas de comedor suficientes)
  • tome medidas activas para combatir la epidemia de obesidad
  • Promover otras formas de gestión que permitan contratar servicios locales que ofrezcan productos locales no requieran de tanto envase.

¿Qué hemos hecho hasta ahora?

FAMPA redactó en 2014 un informe que analizaba la situación descrita y solicitaba de las administraciones, en particular de la Junta de Andalucía, un cambio el rumbo:

1.- Que mantenga la cocina en aquellos centros donde todavía funciona el servicio de gestión directa.

2.- Que autorice la gestión mediante la formalización de convenios con administraciones locales o instituciones privadas sin ánimo de lucro en aquellos colegios que lo soliciten.

3.- En cuanto al modelo de empresas de catering queremos:

-Reducción del número de colegios incluidos en cada lote y el número máximo de lotes al que puede optar una misma empresa.

-Que la empresa disponga, como mínimo, de un centro de producción en cada provincia en la que estén situados los centros que sirve.

Y para cualquiera de las tres formas de gestión:

4.- Elaboración y suministro diario de la comida, potenciando con ello economías locales.

5.- Incremento del consumo de productos locales y de proximidad, ecológicos y de temporada.

Una vez aprobado el informe, lo difundimos a través de un folleto.

Anualmente organizamos actividades de información y sensibilización a las familias para que puedan tomar decisiones sobre sus estilos de vida, y sean conscientes de las consecuencias para la salud del modelo de gestión del servicio de comedor escolar.

 

Jornada 2015:

 

Foto: Comisión comedores FAMPA Alhambra

 

Jornada 2016: Constitución de la Plataforma por una Alimentación Responsable en la Escuela en la sede de CEAPA

Foto: Rafael Fuentes-Guerra

Imagen: Web de la Plataforma por una Alimentación Responsable en la Escuela: http://comedoresresponsables.org/

 

Jornada 2017:

 

Hemos abierto una línea de trabajo con el departamento de radiología de la Universidad de Granada sobre la transferencia de bisphenol-A en la comida. El análisis de las barquetas de nuestros comedores escolares demuestra que hay contaminación en los alimentos, que las barquetas son hormonalmente activas[1].

Otras actividades de la Comisión han sido:

  • Presentación de enmiendas a los pliegos de prescripciones técnicas que rigen la contratación de las empresas que gestionan los comedores.
  • Redacción de alegaciones al plan de Agricultura Ecológica
  • Participación en consulta sobre la Ley para la promoción de una vida saludable y una alimentación equilibrada en Andalucía y presentación de alegaciones.
  • Contactos con responsables y representantes políticos para presentarles nuestras propuestas.
  • Participación en Plataformas Salvemos la Vega y Plataforma por una Alimentación Responsable en la Escuela
  • Asesoramiento a AMPA sobre gestión de comedor (plazas, normativa…)
  • Difusión de nuestras reivindicaciones (radio, mesas redondas)
  • Promover el grupo de comedores de CEAPA

 

 

Fotos: Mari Díaz

 

Y, ¿por dónde seguimos?

  • Consolidar la Comisión de comedores de FAMPA Alhambra, ampliando el número de personas que colaboran para:
    • organizar actividades de sensibilización para las familias,
    • apoyo a las AMPA en el seguimiento de la gestión del servicio,
    • interlocución con la Delegación y la Agencia Pública responsable de la gestión de los comedores escolares (APAE)
    • difusión de nuestras propuestas en medios de comunicación y plataformas
  • Participar en las comisiones de comedores de CODAPA y CEAPA.
  • Impulsar la Plataforma Comedores responsables con organizaciones y AMPA de toda España.
  • Mantener el debate en la agenda política del Parlamento de Andalucía y ayuntamientos de la provincia.

 

Redacción: Comisión de comedores de FAMPA Alhambra

[1] Nicolás Olea (Catedrático de Medicina, Universidad de Granada; CIBERESP; Ibs.GRANADA): ponencia en la Jornada sobre Comedores escolares organizada por FAMPA Alhambra en 2015.