Una escuela que no se lo come todo

publicado en: Artículos especiales | 0

PLATAFORMA POR UNA ALIMENTACIÓN RESPONSABLE EN LA ESCUELA

El 7 de mayo de 2016 quedó constituida en la sede de CEAPA la “Plataforma por una Alimentación Responsable en la Escuela”, que aúna luchas de distintos territorios y organizaciones por un cambio de modelo en la gestión de los comedores escolares y de otras colectividades. Además de CEAPA, otras organizaciones se han sumado al manifiesto y decálogo de la Plataforma, y podéis adheriros al mismo también individualmente en su web: http://comedoresponsables.org.

La Plataforma sigue creciendo, y el pasado 19 de noviembre tuvo lugar su segundo encuentro en la escuela pública Espartidero de Zaragoza, que desde hace dos años cuenta con cocina propia gestionada por su AMPA. La Asociación hizo partícipe de su lucha a los asistentes al encuentro, llegados desde distintos puntos peninsulares en representación de asociaciones, federaciones y confederaciones de familias, además de otras organizaciones sociales y sindicales.

¿Qué tienen en común las personas de Euskadi, Madrid, Cataluña, Galicia, Andalucía, Valencia, La Rioja, Navarra, Castilla León o Aragón presentes en el encuentro? La preocupación por la alimentación de sus hijos e hijas y el deseo de contribuir a la mejora de la salud y los comedores escolares sin conformarse con un modelo que prima el beneficio empresarial por encima de otras consideraciones.

En Zaragoza se habló de la organización interna de la Plataforma y se valoraron sus objetivos, tales como visibilizar sus actuaciones para servir referente y orientación en los distintos territorios, ser altavoz de denuncias o crear sinergias que movilicen a diferentes actores en la adopción de acciones coordinadas. Todo ello para lograr la mejora de los comedores en la línea de su manifiesto y decálogo.

Se invita a todos los partidos políticos y a las Administraciones responsables a que se unan al reto para mejorar la situación actual, como ya han hecho para ámbitos urbanos 18 ciudades españolas, que junto a otras 170 ciudades del mundo han suscrito el Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán.

Para que las Administraciones cambien sus políticas, se invita a las todas las familias, organizaciones sociales y ciudadanía en general, a que sumen su voz adhiriéndose a los objetivos de la Plataforma expresados en su decálogo.

La apuesta de CEAPA es clara y ya ha sido manifestada en esta revista. No queremos un alumnado que se coma hasta las piedras. Queremos que los comedores escolares favorezcan la educación integral, que tengan cocinas propias y elaboren la comida diariamente con la máxima calidad posible; que se utilicen alimentos frescos y producidos en el entorno cercano a cada centro y que se potencien los mercados de cercanía, incorporando alimentos ecológicos en la medida de lo posible.

En esta línea, se creó en 2016 una comisión de trabajo para impulsar el modelo de comedor que queremos para los centros educativos. Durante este año, el grupo ha intercambiado información y ha participado en los foros a los que ha sido invitado, trasladando la postura de CEAPA. También ha elaborado materiales para una campaña específica dirigida a las AMPA, entre ellos un breve documento con recomendaciones para valorar y mejorar el comedor escolar (¿Comerías en el comedor de tu hijo/a? Con su comida, no juegues).

¡Os animamos a participar de manera activa en la mejora de la alimentación de vuestras familias! Forma un grupo de personas concienciadas en tu AMPA, investiga y contacta con tu federación o con CEAPA.

A continuación reproducimos el mejor resumen posible: el manifiesto de la “Plataforma por una Alimentación Responsable en la Escuela”. ¿Te unes?

Por unos comedores colectivos de calidad

Las personas y organizaciones que suscribimos este documento afirmamos que:

  • Somos lo que comemos, y la alimentación forma parte de nuestro aprendizaje.
  • Los comedores colectivos son una pieza clave en la construcción de los sistemas alimentarios locales, siempre que se basen en criterios de sostenibilidad económica, social y medioambiental.
  • En pocos años se ha pasado de consumir alimentos locales, elaborados in situ, a comer productos llegados de cualquier rincón del mundo, con el correspondiente deterioro de calidad. Esto es consecuencia de primar el beneficio empresarial por encima de otras consideraciones.
  • Los productores y el pequeño comercio han perdido su mercado de cercanía.
  • Es necesario cambiar el modelo de gestión de los comedores para favorecer la producción local y apoyar a las pequeñas y medianas empresas.
  • Los comedores son una pieza clave para sensibilizar a las personas como futuras consumidoras y productoras, promover hábitos de alimentación saludables y prevenir la obesidad y otras enfermedades.
  • El modelo predominante nos desliga de la Tierra, de la cultura alimentaria y de la tradición gastronómica, y convierte la alimentación escolar en un negocio de “clientes cautivos”.

Conscientes de que no es posible plantear determinados objetivos mientras las políticas públicas actúan en sentido contrario, invitamos a todos los partidos políticos y a las Administraciones responsables de Educación, Salud, Agricultura, Medio Ambiente y Economía, a que se sumen al reto que planteamos para mejorar la situación:

Pacto-decálogo para la mejora de los comedores

Apoyamos el siguiente pacto por la mejora de los comedores escolares y de otras colectividades para:

  1. Promover la adaptación normativa

Exigir una normativa europea, estatal, autonómica y municipal que:

  • Introduzca en los comedores criterios de consumo y producción responsables, potenciando la producción, transformación y preparación de alimentos en cercanía, así como el consumo de alimentos de temporada provenientes, preferentemente, de agricultura y ganadería ecológicas.
  • Introduzca cláusulas sociales y medioambientales en el objeto de los contratos públicos.
  • Facilite el concurso de empresas de economía social y cooperativas, y prime proyectos de transformación social y con salarios dignos.
  • Reduzca los lotes de colegios de manera que las pequeñas empresas puedan convertirse en adjudicatarias. Dichos lotes se deben poder dividir.
  1. Recuperar la función pedagógica del comedor escolar
  • Incorporar la alimentación como contenido curricular en los Planes de Centro.
  • Incluir al profesorado en el recurso educativo del comedor escolar.
  • Hacer que sirva como plataforma de transmisión y aprendizaje de la Dieta Mediterránea, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
  1. Crear o mantener los servicios de cocina y comedor
  • Exigir que los centros educativos públicos de nueva creación tengan cocina y comedor.
  • Mantener la cocina in situ en los centros donde funcione y recuperar las cocinas en desuso.
  • Apoyar y asesorar a las asociaciones de madres y padres que opten por la creación y recuperación de cocinas y la co-gestión del servicio.
  1. Dar cobertura a quienes más lo necesitan

Consolidar el servicio de comedor de los centros educativos públicos como herramienta para la corrección de desigualdades sociales que facilite la conciliación laboral y familiar y asegure la atención de los colectivos desfavorecidos.

  1. Respetar la autonomía de los centros de enseñanza

Permitir a los centros la elección del sistema de comedor y potenciar la participación de toda la comunidad educativa en los servicios ofrecidos en sus instalaciones.

  1. Controlar y supervisar la calidad del servicio

Crear órganos administrativos independientes que:

  • Visen los menús ofertados por las empresas adjudicatarias.
  • Centralicen y evalúen las quejas de los usuarios.
  • Inspeccionen periódicamente su salud.
  • Mejoren el control sanitario y nutricional de los alimentos.
  • Publiquen el resultado de sus inspecciones.
  1. Fomentar y reforzar la promoción de la salud
  • Acabar con la promoción de patrones de consumo contrarios a la alimentación saludable (envasados, precocinados, estuchados…).
  • Aplicar el principio de cautela ante amenazas para la salud (envases plásticos nocivos, carnes procesadas…).
  • Reducir progresivamente el consumo de proteínas de origen animal hasta cantidades saludables.
  • Favorecer el consumo de productos frescos (en especial de frutas y verduras ecológicas, de temporada y cercanía) promoviendo su generalización progresiva en la dieta del comedor apoyándose en la educación alimentaria.
  1. Mejorar el medio ambiente y luchar contra el cambio climático
  • Primar el consumo de productos frescos, de proximidad y de variedades locales para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.
  • Incidir en la relación directa entre la alimentación y la conservación y mejora del medio ambiente.
  • Gestionar adecuadamente los residuos aplicando criterios de economía circular (reutilizar) en contraposición a la economía lineal (producir, usar y tirar).
  • Minimizar el uso de envases plásticos.
  1. Favorecer estudios relacionados con la alimentación, la salud y el medio ambiente

Impulsar la financiación de la comunidad científica que centra sus estudios en la relación entre la dieta, el crecimiento y el desarrollo infantil, la salud y el medio ambiente.

  1. Fomentar y reforzar la economía social
  • Asegurar condiciones laborales y salarios dignos al personal de comedor y cocina.

Dinamizar el medio rural, apoyando la producción local y facilitando la incorporación de personas jóvenes al mundo laboral.

Print Friendly, PDF & Email