Una escuela rural pública que crece e invita a crecer

logo_fapa_segovia

FEDAMPA Segovia

Fomentar y difundir las buenas prácticas en la escuela pública es, sin duda, una buena manera de apostar por su crecimiento. En una época de recortes y centros concertados alejados de la gratuidad, que da de lado a la escuela pública y, en especial, a la escuela rural, hay experiencias que, por su calidad y valor, conviene destacar.

Son experiencias que nos ayudan a recordar que en la escuela pública también se innova, que existen centros en los que las familias participan de manera activa, y cuyo profesorado se involucra hasta lo más profundo en la tarea de guiar y acompañar a niños y niñas en un proceso de aprendizaje estimulante que se desarrolla sobre la base de “aprender haciendo”.

Tal vez las familias debamos preguntarnos más qué tipo de educación queremos para nuestros hijos e hijas, y trabajar por conseguirla junto al profesorado que apuesta por lo mismo, que en ocasiones no encuentra en la dirección de los centros o sus propios compañeros de claustro el apoyo que necesita.

Un primer paso es reconocer y premiar las buenas prácticas. Y eso es justo lo que pretendemos con este artículo, escrito por la Comisión de Comunicación (una comisión del centro integrada por profesoras, madres y padres) de una pequeña escuela rural de Segovia, la de Navafría[1], donde apuestan por la innovación y las metodologías activas. El artículo fue escrito para el blog del centro[2], y lo hemos adaptado para que pueda tener cabida en esta revista.

Compartiendo este artículo perseguimos un triple objetivo: reconocer la labor realizada por los docentes que apuestan por la innovación en los centros públicos; animar a otros centros a poner en práctica metodologías activas de las que muchos hablan, pero que pocos se atreven a implantar, y reivindicar el valor y la importancia de las escuelas rurales, que en ocasiones son auténticos laboratorios de innovación educativa y que, sin embargo, cuentan con escaso apoyo por parte de la Administración, pese a la enorme importancia que tienen para sus poblaciones.

Os dejamos con la crónica de un mes en las Aulas de Navafría, Segovia.

 

Un mes en Navafría, una escuela de cine

Ya han transcurrido varios meses desde que empezó el curso 2017-2018 y ha llegado el momento de resumir lo mucho que hemos hecho a lo largo de este periodo.

Con este post comienza una serie de artículos que recogerán, mes a mes, la vida de la escuela rural de Navafría.

Destacamos una gran noticia: nuestra escuela cuenta este año con 26 alumnos, ¡siete más que el año pasado! Y eso no es todo: ahora ya no tiene dos grupos, sino tres. ¡La escuela de Navafría crece! Esto, desafortunadamente, no es lo habitual en las escuelas rurales.

¿Por qué crece nuestra escuela? Este artículo responde en parte a la pregunta.

 

Grupos interactivos

En nuestra escuela tenemos grupos interactivos, que dan grandes resultados en la mejora de la convivencia y el aprendizaje. Los alumnos trabajan en grupos apoyados o supervisados por adultos, entre ellos la persona responsable del aula. A nuestros grupos acuden familiares, amigos y otros vecinos de nuestro pueblo y otras localidades cercanas. Aprendemos colaborando y creamos comunidad, y hasta ahora, ¡quien participa repite!

 

Conociendo nuestro entorno

Navafría se encuentra en un entorno privilegiado. Tenemos cosas que en otros lugares sólo pueden conocer por los libros, y aprovechamos para aprender de ellas cuanto podemos.

A primeros de octubre, por ejemplo, aprendimos cómo se abren surcos y se sacan patatas con el arado romano de una familia del cole. Es una herramienta agrícola utilizada desde hace miles de años. ¡Y sigue vivo en Navafría!

Aprendimos historia, hablamos sobre la siembra, la recolección, sobre la llegada de las patatas desde América… Dimos un agradable paseo a pie de Sierra, recogimos y comimos tomates en el propio huerto y al día siguiente hicimos una ensalada en la escuela con lo que nos sobró.

También salimos a recoger hojas y frutos del otoño. Aprendimos mucho sobre las estaciones y las plantas y guardamos lo que recogimos para hacer bonitos murales en las horas dedicadas a Plástica.

 

Paz interior

A través de la meditación podemos identificar las causas de las tensiones internas y obtener herramientas para eliminarlas.

Queríamos aprender algo más sobre la meditación y beneficiarnos de ella en nuestras aulas. Comenzamos el 5 de octubre con un primer encuentro para alcanzar la paz interior: una “Inner Peace Class” guiada por un grupo de personas voluntarias que vinieron a enseñarnos a dar nuestros primeros pasos en el mundo de la meditación. Nos encantó, y desde entonces, hacemos unos minutos de meditación y gimnasia cerebral cada día antes de comenzar la jornada.

También trabajamos con las emociones. Los más pequeños, con un “Emocionómetro” que les ayuda a reconocer qué sienten.

Conocimiento personal y atención a la diversidad

Mayores y pequeños trabajan en un proyecto de conocimiento personal. Los mayores preparan su lapbook, una especie de libro desplegable o mural lleno de sorpresas y escondrijos en el que recogen sus vivencias, intereses…

El lapbook de este trimestre se titula ‘¿Quién soy yo?’, y les sirve para conocerse, comenzar a elaborar su historia de vida y conocer y comprender la diversidad.

Cada persona expone y autoevalúa su trabajo y participa (coevaluación) en la evaluación del trabajo de los demás.

 

Animación a la lectura

Cada cierto tiempo viene a nuestra localidad el Bibliobús. Es un momento muy esperado. En clase, cada alumno decora su bolsa de libros.

También tenemos un programa de ‘apadrinamiento lector’: los mayores leen a los más pequeños. Leemos, disfrutamos y mejoramos la convivencia.

¡Pronto abriremos nuestra propia biblioteca! Familias y profesoras trabajan juntas para recuperarla.

 

Metodologías activas

En nuestro centro el alumnado es protagonista de su propio aprendizaje. Los niños y niñas se enfrentan a proyectos y problemas que deben desarrollar y solucionar, y adquirir actitudes y habilidades tiene tanta importancia como adquirir conocimientos.

Los alumnos encuentran soluciones a problemas reales, contrastan puntos de vista con sus compañeros y exponen sus razonamientos.

 

Actividad física

En Educación Física, aprovechamos el buen tiempo para pasear y correr por el campo. Descubrimos nuestro entorno, respiramos aire puro y hacemos ejercicio. ¡Toda una aventura!

También participamos en otras actividades, como la primera Jornada Provincial de Orientación Deportiva que tuvo lugar en Prádena el 28 de octubre.

Y así es como terminamos el mes.

En nuestro próximo artículo seguiremos dando razones por las que nuestra escuela es una escuela de cine. Y es que el cine es el elemento vertebrador de los proyectos que vamos a desarrollar a lo largo del año. A través de él aprendemos, reflexionamos, nos expresamos… Os iremos contando en próximas entregas.

 

[1]  Las Aulas de Navafría forman parte del Centro de Educación Obligatoria ‘La Sierra’ de Prádena (Segovia).

[2] ‘El Serranito Digital’, la Revista Digital del CEO ‘La Sierra’: http://serranitodigital.blogspot.com.es/